Cómo subir las defensas bajas con estos 10 consejos saludables

Categoria: Nuestro blog Publicado: domingo, octubre 19, 2014

Cómo subir las defensas bajas con estos 10 consejos saludables


Los cambios y mudanzas (de todo tipo y a todos los niveles), enfermedades previas o el cansancio  pueden hacer mella en nuestras defensas dejándolas por los suelos. Para que tu organismo no se debilite y puedas contraer enfermedades, anota estos 10 consejos básicos para subir las defensas bajas de forma natural.


1.- Lleva rutina y orden. No hay nada más peligroso para la salud que el descontrol en los horarios. Intenta levantarte siempre a la misma hora y seguir una agenda acorde a tu cosmovisión personal. Eso no significa que conviertas tu vida cotidiana en un cuartel militar, pero sí que intentes, en la medida, de lo posible, no variar mucho los horarios.

2.- Paralelamente, es importante dormir lo suficiente. Aunque se estima que son necesarias entre 7 y 8 horas seguidas y sin interrupciones para levantarse perfectos, estos números son solo eso: aproximación. Hay personas que están como una rosa con 5 horas (muy pocas) y otras que necesitan más de 10. Escucha tu organismo y sigue lo que te indique.

3.- También hay estudios concluyentes que relacionan una mejor calidad de vida, un organismo más sano y, por tanto, unas defensas más a tono cuando se sigue el reloj biológico ancestral. Es decir, es mejor levantarse al amanecer y estar en casa antes de que se cierre la noche. Así activas de forma natural el sistema inmunitario. Ya se sabe que las horas que propician un sueño reparador, relajante y saludable se encuentran entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana. Además, las personas que se ponen en marcha con el sol suelen disfrutar de un mejor humor y con esto último solo se pueden subir las defensas bajas de forma considerable.

4.- Recuerda que el trasnochar como norma es una de las peores cosas que puedes hacer para tu salud. Si a eso se une que este tipo de actitudes suele llevar comportamientos poco saludables (alcohol, ambiente con ruido, tabaco, relaciones tóxicas…) es uno de los aspectos que debes rechazar si vas en busca de una vida sana y feliz.

5.- Haz un poco de ejercicio, siempre en la medida de tus posibilidades. Si no te gustan los gimnasios o no tienes oportunidad de practicar algún deporte, para subir las defensas bajas es suficiente con caminar a buen ritmo por un lugar libre de contaminación, mínimo, media hora al día. Deja, también, el ascensor y hazte amiga de las escaleras. No te lleves en el sofá toda la tarde. Así solo consigues que el ánimo decaiga.  

6.- Cuida tu ánimo reduciendo el estrés y alejándote de las personas tóxicas que siempre están quejándose y lo ven todo negativo. A la larga, te generarán una sensación de tristeza que acabarán minándote tus defensas, tu salud general y tu concepción vital. ¡Di no a los vampiros emocionales!

7.- Una alimentación sana, saludable y sensata a base de vegetales frescos, frutas de temporada, cereales integrales (a ser posible ecológicos), libre de bebidas gaseosas y alcohol ayuda a aumentar las defensas.

8.- Si fumas, deja el tabaco ya. No aporta absolutamente nada.

9.- El sol (con muchísima moderación y sensatez) te ayuda a sintetizar la vitamina E, imprescindible para una buena salud física y emocional.

10.- Y, por último, y no menos importante hay alimentos altamente saludables que se pueden tomar también como complementos o suplementos alimentarios que te van ayudar a aumentar tus defensas. A mí me gusta especialmente, los extractos de la seta shiitake, con propiedades anti-oxidantes, anti-cancerígenas y perfectas como tónico general.

¡Cuídate mucho y sigue estos consejos¡